Categoría: Enfermería

Farmacología, áreas y usos

La medicina es un sector que está en constante cambio. Es por ello que se han creado muchas terminologías nuevas. Sin embargo, algunos conceptos solo han evolucionado. Este es el caso de la farmacología. Continúa leyendo si quieres saber más acerca de este término y recuerda que puedes formarte en el sector con nuestro Máster en Farmacología Clínica para Farmacia.

El concepto de farmacología

A grandes rasgos podemos definir el concepto de farmacología como la ciencia que estudia los fármacos en todos sus aspectos. Ésta engloba desde sus orígenes y proveniencia, hasta su sintetización en el cuerpo humano, pasando por su preparación, su origen y sus propiedades.

Existen varias etapas del conocimiento farmacológico. Por ello, el concepto de farmacología está íntimamente relacionado con otros campos de estudio similares:

  • La farmacocinética, que estudia la absorción, distribución, metabolismo y la eliminación de los medicamentos.
  • La farmacodinámica, que explica cómo el medicamento afecta al cuerpo y ser humano.
  • La farmacogenética, que evalúa cómo el cuerpo de una persona responderá a determinados medicamentos dependiendo de los genes.

Otras áreas de estudio principales

Al igual que el resto de ciencias, la farmacología está compuesta por diversas ramas o áreas de actuación que permiten que los profesionales de la salud puedan aplicarla en cada una de sus disciplinas. Además de los campos de estudios mencionados anteriormente, también nos encontramos con las siguientes áreas de la farmacología:

Farmacología terapéutica

Estudia el impacto terapéutico en los efectos de la farmacología, tanto de forma beneficiosa como de forma negativa.

Neurofarmacología

Evalúa y estudia las formas en las que los fármacos y/o medicamentos afectan el sistema cerebral de los pacientes. Es decir, estudia cómo reaccionan el sistema cerebral frente a una adicción y/o dependencia. A su vez, la neurofarmacología se divide en otras dos ramas denominadas Neurofarmacología Conductual y Neurofarmacología Molecular.

Farmacología molecular

Estudia cómo las moléculas neuronales reaccionan frente a la ingesta de diversos fármacos al organismo. También estudia cómo interactúan y qué reacciones neuroquímicas presentan. Gracias a ello, los farmacólogos desarrollan nuevos medicamentos que influyan directamente en las afecciones cerebrales y neurológicas como el dolor, los problemas psicológicos o las enfermedades neurodegenerativas.

A diferencia de la neurofarmacología conductual, que se basa en el estudio del comportamiento humano frente a las drogas, la farmacología molecular se basa en el impacto que los medicamentos tienen a nivel neuronal.

La importancia de la farmacología en enfermería

Debido a los diferentes ámbitos y campos de actuación, la Farmacología es una disciplina de gran importancia para todas las profesiones sanitarias. Hoy en día, no solo los profesionales médicos prescriben o recetan medicamentos. Por ello, es crucial que cualquier profesional que tenga la opción de administrar fármacos sepa en qué casos y a qué pacientes van destinados cada uno de ellos, cuáles son sus indicaciones, sus contraindicaciones y cómo deben administrarse.

El sector de la enfermería es uno de los que ms cerca está del paciente en el ambiente sanitario-hospitalario. Por ello, la especialización y conocimiento de esta ciencia es tan importante para dicho sector profesional. De esta manera, su labor de cuidado del paciente y administración de fármacos podrá realizarse con total eficacia y seguridad.

Cómo entender las constantes vitales de nuestro cuerpo

Las constantes vitales sirven para conocer el estado en el que se encuentra nuestra salud. Concretamente son la tensión arterial, la frecuencia respiratoria y cardíaca, la temperatura corporal y la saturación de oxígeno. Dentro de unos parámetros concretos, estos signos vitales nos indicarán si hay equilibrio en nuestro cuerpo. En caso contrario, actúan como una alarma para la posterior detección de algún problema importante de salud. Si quieres saber cómo se miden las constantes vitales, quédate. En este post te lo explicamos detalladamente.

¿Cómo se miden las constantes vitales?

Controlar y monitorizar los signos vitales sirve para prevenir problemas de salud y detectar de manera precoz alguna anomalía en nuestro organismo. Por ello, ante cualquier síntoma que tengas y que esté fuera de lo normal, no dudes en consultárselo a tu médico de familia.

A continuación, te explicamos cuáles son los signos vitales y los parámetros que nos indican que nuestro cuerpo no está padeciendo ninguna inestabilidad.

Tensión arterial

La tensión arterial hace referencia a la presión sanguínea y es uno de los signos vitales más importantes. Se mide en milímetros de mercurio (mm de Hg) y se recomienda tomarla en distintos momentos del día para confirmar que los valores son los correctos.

En la tensión arterial se tienen en cuenta dos valores:

  • Tensión arterial sistólica. Es el valor más alto y refleja la presión que hace la sangre sobre las paredes de las arterias cuando el corazón se contrae. La tensión máxima que se considera dentro de la normalidad está entre los 110 y 140 mm de Hg.
  • Tensión arterial diastólica. Es el valor más bajo y mide la presión que hace la sangre sobre las paredes de las arterias cuando el corazón se relaja. Una tensión mínima se considera normal cuando se sitúa entre los 70 y 90 mm de Hg.

Frecuencia cardíaca

Indica el número de pulsaciones por minuto. Se considera una frecuencia cardíaca normal aquella que oscila entre los 60 y 100 latidos por minuto. Pero también es común que esta pueda variar a lo largo del día o ante situaciones determinadas.

Frecuencia respiratoria

En esta constante vital se calcula el número de respiraciones que hacemos en un minuto. En adultos, lo normal está en realizar entre 12 y 30 respiraciones por minuto. Si el número es mayor, indicando que nos falta oxígeno, padecemos taquipnea. Si realizamos menos respiraciones, padecemos bradipnea.

Temperatura corporal

Este signo vital es el que nos resulta más fácil de medir y comprender. Aunque se puede tomar desde distintas partes del cuerpo, lo normal es tomarla desde las axilas.

Una temperatura corporal normal está comprendida entre 35,8ºC a 37ºC. Si nuestra temperatura se encuentra fuera de este rango, podemos padecer:

  • Hipotermia. Sucede cuando el valor es inferior a 35,5ºC.
  • Febrícula. Cuando la temperatura está algo elevada, en unos 37,5ºC. Es lo que conocemos comúnmente como décimas de fiebre.
  • Fiebre. Cuando estamos por encima de los 38ªC. La temperatura corporal alta es el primer síntoma que nos indica que estamos padeciendo una infección o inflamación.

Saturación de oxígeno

Refleja la cantidad de oxígeno que tenemos en la sangre. Lo normal es estar entre el 95% y 100%. En los casos en que la saturación de oxígeno es inferior al 90% se produce hipoxemia. La dificultad para respirar es el principal síntoma. 

#iguru_soc_icon_wrap_607c44718f9e9 a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_607c44718f9e9 a:hover{ background: transparent; border-color: #2c8fa0; }#iguru_soc_icon_wrap_607c44718f9e9 a{ color: #2c8fa0; }#iguru_soc_icon_wrap_607c44718f9e9 a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa191{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa191:hover{ color: #2c8fa0; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa191{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa191:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa462{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa462:hover{ color: #2c8fa0; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa462{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa462:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa543{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa543:hover{ color: #2c8fa0; }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa543{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_607c44718fa543:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }